Qué pasa en Corea del Norte?? La verdad.


Como casi siempre que hay una guerra en el mundo contra un estado soberano,los Estados Unidos está detrás de ella.
Está claro que no nos vamos a creer todo lo que en la entrevista nos dice el delegado Alejandro Cao, porque si de verdad Corea fuese tan perfecta, habríamos acabado con la búsqueda del paraiso sobre la tierra, pero en ésta ocasión, el principal objetivo de los Estados Unidos es según los expertos: aislar a China.
El Gobierno de EE.UU. reubica los equipos de defensa antimisil para garantizar seguridad a su territorio, según el portavoz de la Casa Blanca. Esta medida llega después de las maniobras conjuntas de EE.UU. y Corea del Sur en la península coreana, realizadas en respuesta a la creciente amenaza que representa Corea del Norte.

“Cualquier analista internacional y cualquier analista en temas de seguridad y defensa sabe que en términos materiales es imposible un ataque norcoreano a EE.UU.”, cree el analista, que añade que el conflicto en la península coreana tiene un carácter retórico.

Todas estas maniobras que se están realizando en realidad están encaminadas a aislar a China y a tener una presencia mayor de EE.UU. en la región. Esto es más bien un pulso entre EE.UU. y China que un pulso entre EE.UU. y Corea [del Norte] o entre las dos Coreas”, según Gelfenstein.

Mientras tanto, EE.UU. ha colocado un enorme radar flotante SBX frente a la península de Corea

“El SBX está en posición”, dijo un funcionario de defensa a AFP bajo condiciones de anonimato. Según la fuente, la enorme instalación, que funciona en banda-X y recuerda a una pelota de golf gigante, está posicionada en una localización marítima desde donde puede rastrear misiles eventualmente lanzados por Pyongyang.

La plataforma en la que se sustenta, que es similar a la de las torres de petróleo marítimas, mide 116 metros de largo y 85 metros de alto desde la superficie del mar, es decir, unos dos tercios de la torre Eiffel.

El SBX es operado mayoritariamente por contratistas civiles y puede rastrear el espacio en un rango de hasta 2.000 kilómetros.

Las fuerzas de Estados Unidos y Corea del Sur ya habían elevado su nivel de alerta tras las amenazas de Corea del Norte de lanzar uno o varios misiles como respuesta a ejercicios militares de EE.UU. y Corea del Sur. Como posibles blancos de los misiles norcoreanos, Pyongyang mencionó a Corea del Sur y las bases estadounidenses en Guam.

Además del radar, Estados Unidos ha desplegado dos destructores clase Arleigh, uno de ellos con el sistema antimisiles Aegis a bordo, en el Pacífico occidental y baterías de antimisiles THAAD en Guam, a unos 3.380 kilómetros al sureste de Corea del Norte.

Los militares estadounidenses también han realizado varias demostraciones de fuerza con vuelos de bombarderos estratégicos B-52 y B-2 y cazas multifuncionales de quinta generación F-22 Raptor.

Corea ha respondido poniendo una de las lanzadoras de misiles norcoreanas en posición de ataque, según un funcionario de Defensa japonés.

Al menos un misil balístico en la costa oriental de Corea del Norte está en posición de ataque en su lanzadora móvil, según informó un representante del Ministerio de Defensa de Japón, citando datos de los satélites de inteligencia.

Asimismo, según han informado varias fuentes a la agencia de noticias Yonhap, Corea del Norte ha desplazado varios misiles balísticos en su costa oriental para obstaculizar la labor de Inteligencia de Corea del Sur y Estados Unidos.

Las fuerzas de defensa de Japón están listas para interceptar cualquier misil lanzado en dirección al país desde Corea del Norte. En los últimos días se han desplegado en Japón destructores de misiles Aegis y varias unidades de misiles de defensa aérea Patriot PAC-3.

Por el momento se desconoce de qué tipo de misil se trata y hacia dónde está apuntado. Seúl filtraba que su vecino del norte podía lanzar un Scud o Rodong, aunque señalaba que más probablemente se trataría de un Musudan, detallando que Pyongyang había trasladado varios misiles de este tipo a su costa este y había instalado uno en una plataforma de lanzamiento.

Conforme a sus características técnicas declaradas, los Musudan tienen un alcance de entre 3.000 y 4.000 kilómetros y pueden llegar tanto a territorio surcoreano, como a Japón o a la base militar estadounidense de la isla de Guam.

wikipedia.org / RT

Y como es que EEUU se ha alejado de Iran, y ahora provoca a Corea del Norte?

Cuando Israel invadió el sur del Líbano a mediados de 2006 se vio ignominiosamente rechazada por una Hezbolá respaldada por Irán. Desde entonces, el Estado judío ha entrado en modo “hay que aniquilar a Irán”, haciendo lo imposible para arrastrar a EE.UU. a su guerra contra Irán.  Casi siete años después, las ‘ventanas de oportunidad’ para Israel se van cerrando rápidamente.   

“¡Mi hermano mayor te va a dar una paliza…!”

Este viene siendo el mensaje implícito de Israel a Irán. Mientras Bush Junior, Dick Cheney, Condoleeza Rice y los neoconservadores gobernaban en Washington, asociar a EE.UU. a este esfuerzo belicista contra Irán no era demasiado difícil. Especialmente considerando que Israel siempre cuenta “con una ayudita de sus amigos” dentro de EE.UU.: el poderoso ‘lobby’ pro israelí liderado por AIPAC (American Israeli Public Affairs Committee).

Los problemas para Israel se agudizaron en 2008 cuando Bush fue reemplazado por Barack Obama, cuyo equipo de Demócratas no son todos fanáticos del tipo ‘Primero Israel’.

A esto se le agregó la creciente resistencia del ‘Establishment’ militar estadounidense a una política exterior muy controlada por ese ‘lobby’ pro Israel, que llevó a EE.UU. a sucesivos fiascos en Irak, Afganistán y el creciente descalabro de la ‘primavera árabe’.

Encima, grandes sectores de opinión pública estadounidense y mundial van tomando conciencia del peligro que significa esta adicción estadunidense a Israel, que hace que EE.UU. pelee las guerras de Israel, contrariando su propio interés nacional.

En su último mensaje ante la Asamblea General de las Naciones Unidas en septiembre de 2012, el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu desplegó un gráfico con forma de bomba con el que pretendió demostrarle al mundo cuán cerca se halla el “grande y malo Irán” de tener una bomba atómica que, él dice, usará para borrar a la “pequeña y buena Israel” del mapa.

Claramente, a Netanyahu le hubiera encantado que el sionista multimillonario Mitt Romney llegara a la Casa Blanca en las elecciones presidenciales de noviembre en EE.UU. pero no lo logró y Obama sigue ocupándola. Para colmo, Obama tuvo la osadía de nombrar a un moderado ‘no-sionista’, Chuck Hagel, jefe del Pentágono.

Pues pareciera que EE.UU. ha adoptado una posición más moderada ante el ‘Problema de Irán’, consciente de los gravísimos peligros geopolíticos que cualquier ataque militar unilateral de EE.UU., Israel y la OTAN contra Irán acarrearía, ya que podría escalarse hasta una confrontación directa con Rusia.

Mientras tanto, Irán no da su brazo a torcer respecto de su programa nuclear, tema en el que la Administración Obama ha tomado una postura extrañamente calma. Tampoco deja de sorprender que EE.UU. parezca haberle dado un sutil guiño a la Argentina para que entable negociaciones bilaterales con Irán por el caso del ataque terrorista contra la mutual judía AMIA en Buenos Aires en 1994, luego de que Bush lograra que el presidente argentino Néstor Kirchner acusara falsamente a Irán del mismo. Todo en base a ‘pruebas’ aportadas por la CIA y el Mossad en octubre 2006, meses después de la derrota israelí en el Líbano.

De manera que, ¿exactamente qué está pasando aquí? ¿Cuál es la razón por la que EE.UU. e Israel parecen estar peleándose respecto de cómo abordar a Irán? 

La peor pesadilla de EE.UU.

Pareciera que EE.UU. e Israel hoy tienen intereses y objetivos cada vez más divergentes respecto de Irán.

Los de Israel son fáciles de entender: Irán es su mayor enemigo y uno de los pocos países que puede ejercer un liderazgo fuerte, independiente y creíble en el mundo musulmán. Entre sus objetivos ‘inclaudicables’ está el de barrer al régimen sionista de Palestina: aquello que la prensa amarilla occidental tergiversó como “Irán quiere borrar a Israel del mapa”.

Estados Unidos, sin embargo, tiene una preocupación muy distinta: nada que ver con el programa nuclear iraní, sino con el dólar.

Durante muchas décadas, usando el Banco de la Reserva Federal, EE.UU. viene emitiendo enormes cantidades de dólares sin respaldo alguno para financiar su gigantesco déficit que hoy trepó a más de 15 billones de dólares.

Todo eso está bien mientras ese dinero circule y termine “en algún lado lejano”: por ejemplo, los tesoros de los bancos centrales de países amistosos como Taiwán, Corea del Sur, Japón e, incluso, de países no tan amistosos como China; o mientras se mantenga girando y girando en esas calesitas financieras que son los mercados de bonos y….en el gigantesco mercado global del petróleo.

El mensaje de Washington es claro: “Mantengan esos dólares girando e invertidos en esos mercados… ¡así nosotros podemos seguir emitiendo más y más dólares!”.

Por supuesto, nadie se atreve a llamar a esto “inflación”. Los tecnócratas han inventado eufemismos más elegantes como ‘Alivio Cuantitativo I, II y III’, ‘financiamiento de activos tóxicos’ o ‘rescate de megabancos demasiado grandes para dejarlos caer…’.

Pero no importa cómo se la llame, la inflación siempre tiene el mismo olor a podrido.

Enemigos públicos

 En el fondo, EE.UU. sabe que es un gigante con pies de barro. Si China, por ejemplo, decidiera vender sus casi dos billones de reservas en bonos del tesoro y otros instrumentos financieros dolarizados cambiándolos a corto plazo a euros, ello generaría un desastre inflacionario en EE.UU.

Pero no es probable que esto ocurra -al menos no ahora– debido a la complejidad de los mercados financieros globales que hace que ni China ni ninguna otra potencia con grandes reservas en dólares esté lista para tomar una medida semejante.

Sin embargo existe otra amenaza mucho más física, concreta y estratégica que sí le quita el sueño a Washington: el mercado del petróleo.

Aquí vemos una de las razones por las que este viaje gratis estadounidense va llegando a su fin. Lo podemos graficar así: cada vez que Argentina, Sudáfrica o Japón necesitan comprar un barril de petróleo crudo, su pueblo debe trabajar para ganar los 100 dólares que cuesta en el mercado internacional.  EE.UU., sin embargo, solo necesita imprimir 100 dólares para comprar ese petróleo. Lo mismo se aplica para hacerse con el dinero necesario para invadir a Irak, Libia o aniquilar a Afganistán: imprime el dinero necesario para que siga fluyendo el petróleo y sigan cayendo las bombas

¿Se entiende?  ¡¡Así es fácil ser una ‘superpotencia’!!

Pero profundicemos más en el tema… Imaginemos qué pasaría si esos billones y billones de petrodólares que se hacen girar y regurgitar globalmente repentinamente escaparan del control de los tres –y solamente tres– mercados petroleros en Nueva York, Londres y Dubái que comercian exclusivamente en dólares… Si, por ejemplo, algún país o grupo de países exportadores de petróleo crearan un cuarto mercado del petróleo, que comercie ya no en dólares sino en euros, yenes, rublos y yuanes…

Considerando las enormes cantidades de petróleo que consumen China, India y Japón, si surgiese un nuevo y exitoso mercado petrolero, el mismo desplazaría enormes volúmenes de petrodólares que se alejarían de los circuitos globales, desplazándose hacia los circuitos financieros domésticos estadounidenses.

¿Se imaginan lo que significaría que repentinamente cientos de miles de millones de petrodólares así ‘liberados’ fluyeran de vuelta a EE.UU.?

 Armas de Destrucción Masiva

Como el proverbial gato jugando con el ratoncito entre sus patas, desde por lo menos 2005 esto es exactamente lo que viene haciendo Irán: amenaza con abrir un cuarto mercado del petróleo que utilizaría otras monedas en lugar del dólar. Si lo hace, probablemente China le daría su apoyo considerando que obtiene gran parte de su petróleo de Irán; también la India.

Si los chavistas logran mantenerse en el poder, también Venezuela podría acoplarse a ese nuevo mercado… ¿Se entiende ahora porque EE.UU. necesita controlar a Venezuela? Que nos vendan su petróleo pero…¡en dólares!

Incluso Rusia, que no necesita del petróleo iraní, bien podría acompañar semejante proyecto más por razones geopolíticas que económicas considerando sus crecientes encontronazos con Occidente. El año pasado hasta hubo fuertes rumores de que la India compraría petróleo a Irán pagándolo con oro metálico.

Los iraníes entienden esto a la perfección y lo usan estratégicamente. No olvidemos que sus antepasados persas fueron los inventores del ajedrez…

Así que, ¡cómo le encantaría a EE.UU. aniquilar a Irán! Mas no por su plan nuclear sino por el golpe que puede asestarle al dólar. No olvidemos que esto ya ocurrió dos veces en la última década:

1.   IRAK: Como parte de las sanciones de la ONU luego de la primera guerra del Golfo se le permitió a Saddam Hussein vender 1.000 millones de dólares de petróleo iraquí a cambio de medicamentos y alimentos. De repente en el año 2000 Saddam empezó a vender ese petróleo en euros. A renglón seguido, los neoconservadores de Bush y Blair anunciaron al mundo que Irak mantenía arsenales de “armas de destrucción masiva” y que si no se lo expulsaba a Saddam del poder, ¡pronto habría nubes atómicas sobre Londres, Washington y Nueva York! Entonces, en marzo 2003 EE.UU., el Reino Unido y la OTAN atacaron y destruyeron a Irak, haciendo linchar a Saddam Hussein. ¿Y las “armas de destrucción masiva”?  “Sorry!!… nos equivocamos, pero… ¡Irak hoy sigue vendiendo su petróleo en dólares!”.

2.   LIBIA: En 2010 Muhammar Gaddafi pensaba crear una nueva moneda para el comercio de todo el petróleo del Norte de África que se llamaría Denario de Oro en reemplazo del dólar. A renglón seguido el mundo se enteró por EE.UU., Francia y Gran Bretaña de que Gaddafi era un monstruo formidable que debía ser aniquilado. En 2011 también atacaron a Libia asesinando a Gaddafi ante las risas televisadas de la secretaria de Estado Hillary Clinton. Hoy Libia yace destruida, pero sus nuevas ‘autoridades’ venden el petróleo libio exclusivamente en dólares…

 Puntos de eclosión

La pregunta clave ahora radica en saber qué prevalecerá en las semanas y meses por venir: si el interés nacional estadounidense o el interés nacional israelí.

Esto es un asunto de verdadera ‘Machtpolitik del más alto nivel.

Por eso, por las dudas, los grandes multimedios occidentales obedientemente mantienen “todas las opciones sobre la mesa” publicando artículos belicosos para recordarle al mundo cuán malos son los iraníes con sus insidiosas ambiciones nucleares, cuán vulnerable es la pobrecita Israel con sus problemas de seguridad (después de todo esa es la razón por la que se le permite mantener el único arsenal de armas atómicas en todo Medio Oriente, ¿verdad?); el estado delicado del sistema financiero global que hace que no se deba permitir a nadie ‘mover el bote’ y, por supuesto, la eterna ‘Guerra contra el Terrorismo’.

Pero ya sabemos; las máscaras van cayendo. De lo que realmente se trata es del petróleo, del dólar, de mantener al sistema financiero global artificialmente vivo en beneficio de los megabanqueros usureros; y, como siempre, se trata de Israel.

Al mismo tiempo de lo que no se trata es de defender los intereses de las masas trabajadoras en EE.UU., Europa y el mundo. Y definitivamente, no se trata de promover la auténtica Democracia y los Derechos de los Pueblos.

Ir a la fuente: ACTUALIDAD RT.COM 

Fuente nº2: http://actualidad.rt.com/expertos/salbuchi/view/88385-arma-destruccion-masiva-iran-eeuu

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: