¿Cómo EE.UU. acaba con las empresas que se niegan a someterse a las escuchas?

¿Por qué el fundador del servicio de correo electrónico Lavabit decidió cerrarlo repentinamente? ¿Qué órgano de EE.UU. está autorizado a demandar un cierre tras la negativa de someterse al espionaje generalizado? Según los periodistas de ‘The New Yorker‘, el fundador de Lavabit (el servicio protegido y encriptado de correo electrónico que utilizaba Snowden), Ladar Levison, podría recibir una carta de una organización que tiene que ver con la seguridad nacional de EE.UU.: el FBI o el Tribunal de Vigilancia de la Inteligencia Extranjera (FISA, por sus siglas en inglés) que tiene todos los derechos para obligar a cualquier empresa estadounidense a participar en el espionaje generalizado, es decir, someterse a las escuchas realizadas incluso por la NSA.
Ladar que ha preferido cerrar su site, en la que ha invertido años de trabajo, antes que colaborar con el FBI, explicó en su carta de despedida lo siguiente:

He sido forzado a tomar una difícil decisión: Volverme cómplice de crímenes contra el pueblo americano o alejarme de casi diez años de duro trabajo mediante el cierre de Lavabit. Luego de una significativa búsqueda de mi alma, decidí suspender las operaciones. Desearía poder compartir de manera legal con ustedes los evento que me llevaron a esta decisión. Pero no puedo. Siento que ustedes merecen saber qué está pasando –la primera enmienda se supone que me garantiza la libertad de hablar en situaciones como estas. Lamentablemente, el Congreso ha aprobado leyes que dicen lo contrario.

“Creo que si el cierre del servicio no hubiera recibido esta atención de los medios, podría estar ahora en la cárcel”, dijo Levison al diario ‘La voz de Rusia’.

Sobre el inesperado cierre de su servicio de correo, Levison confiesa que pese a que perdió su principal fuente de ingresos y se quedó prácticamente en paro considera esta decisión la más correcta: “Creo que es importante tener en cuenta que para mí no se trataba de proteger la privacidad de una persona. Lavabit ha recibido más de dos docenas de solicitudes de información por parte del Gobierno durante sus diez años de historia”, explicó.

En relación al ex analista de la CIA Edward Snowden, Levison dijo que siente un gran respeto por sus ideas. “Definitivamente siento que si hubiera más gente como él y yo dispuestos a resistir, a cumplir con su juramento de defender la Constitución contra los enemigos internos más seriamente, no estaríamos ahora en esta situación”, dijo.

“Si ustedes supieran lo que yo sé, probablemente tampoco emplearían el correo electrónico, dijo tras el cierre de Lavabit. En sus declaraciones Levison siempre se ha mostrado cauteloso, ya que, al parecer, recibió una orden de registro emitida por la NSA y otra judicial conocida en EEUU como ‘gag order’ (literalmente ‘orden de mordaza’) que prohíbe hablar de un caso a las personas implicadas en él, razón por la que no facilitó demasiados detalles respecto al cierre de su servicio.

Además, algunos periodistas sospechan que Levison pudo haber recibido una carta de una organización relacionada con la seguridad nacional de EEUU, en concreto del FBI o del Tribunal de Vigilancia de la Inteligencia Extranjera (FISA, por sus siglas en inglés) que tiene la competencia para obligar a cualquier empresa estadounidense a participar en el espionaje generalizado.

Este tribunal, que trabaja bajo las órdenes de los lobbies que controlan el Congreso, fue fundado en 1978 tras las recomendaciones del Comité Eclesiástico del Senado para supervisar solicitudes de vigilancia contra presuntos agentes de inteligencia extranjeros dentro de EE.UU. por las agencias de seguridad federales. Durante las últimas décadas sus poderes han evolucionado y ampliado hasta el punto de que los periodistas de ‘The New York Times’ lo calificaron como “casi una Corte Suprema paralela”.

Ninguna empresa quiere ser la única en reconocer su cooperación bajo el PRISM y otros programas

Desde el año 2000 el tribunal examinó 21.668 órdenes para realizar espionaje (en la mayoría, procedentes de la NSA y el FBI) y negó solamente 11. Según las filtraciones de Edward Snowden, desde el año 2006 el Gobierno de EE.UU. pedía cada 90 días al Tribunal de Vigilancia de Inteligencia Extranjera renovar la orden que obliga a los proveedores nacionales de telecomunicaciones a entregar metadatos telefónicos de los ciudadanos estadounidenses.

El jefe del Tribunal, Reggie Walton, confirmó en julio pasado que los procedimientos, decisiones y “motivos legales” del FISA son clasificados.

Según ‘The New Yorker’, el tribunal puede utilizar muchos castigos tras la negativa a someterse al espionaje: multas clasificadas para cada día de incumplimiento de la orden, o incluso mandar a los ejecutivos a una cárcel secreta por desacato civil.

Los periodistas están seguros de que la situación actual de secretismo en el FISA “atrapa a las compañías en el dilema del prisionero”: Microsoft no sabe si Google se resiste heroicamente a las órdenes de la NSA, respaldadas por el FISA; el jefe de Apple, Tim Cook, no sabe si el fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, se enfrenta a la cárcel por luchar por la libertad.

“Ninguna empresa quiere ser la única en reconocer su cooperación bajo el PRISM y otros programas, ni tener una pinta de débil en los asuntos de la privacidad y ponerse frente a una desventaja competitiva. Es por eso que Google y otras compañías están pidiendo mediante el derecho revelar su participación. Y, por supuesto, ninguna quiere ser la primera empresa cerrada por desacato civil”, escribe ‘The New Yorker’.

Muy pocas empresas estadounidenses han logrado enfrentarse con el Tribunal de Vigilancia de la Inteligencia Extranjera. Por ejemplo, Yahoo resistió a las órdenes de la FISA en 2007 y 2008, confirma Walton. Pero finalmente Yahoo cedió ante la amenaza de ser cerrada por desacato civil. En cada caso, la empresa luchó para informar a los usuarios de lo que estaba ocurriendo, pero le negaron este derecho.

¿¿Que está pasando en EEUU??  La mafia de los lobbies controla el congreso y están implantando un ‘Estado Policial’ bajo la farsa del terrorismo.

En éste video, Jesse Ventura nos explica lo que realmente sucede allí, la gente ha perdido su libertad, ésa libertad con la que prometían el ‘sueño americano’

EE.UU.: La CIA paga más de 10 millones de dólares al año a AT&T para usar sus bases de datos

La CIA le paga a la empresa telefónica AT&T más de 10 millones de dólares al año para poder explotar sus enormes bases de datos telefónicos como parte de sus investigaciones sobre el terrorismo internacional, lo que incluye llamadas realizadas por ciudadanos estadounidenses, según informa este jueves 7 de noviembre de 2013 el ‘New York Times‘ citando fuentes gubernamentales.

Según dichas fuentes, se trata de una cooperación voluntaria y no de una colaboración por parte de la empresa debido a resoluciones judiciales.

Fuentes: CanalDokiDoko

comenta

Etiquetas: , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: