El Inédito Documento de Einstein y Oppenheimer del año 1947…sobre Extraterrestres

Albert Einstein durante una conferencia en Viena – 1921 (Photo credit: Wikipedia). Esta nota que van a leer tiene un contenido histórico invalorable; es una declaración de Albert Einstein y del Filosofo Oppenheimer, escrita bajo el título ‘TOP SECRET’ en al año 1947. . En junio de 1947 Albert Einstein y J. Robert Oppenheimerjuntos escribieron un documento de seis páginas titulado TOP SECRET “Las relaciones con los habitantes de los cuerpos celestes.”. Él dice que la presencia de naves espaciales no identificadas es aceptada como un hecho por los militares. También se ocupa de las cuestiones que se esperan los científicos competentes para tratar – es decir, de dónde vienen, lo que dice la ley al respecto, ¿qué debe hacer en caso de colonización y / o integración de las personas, y están aquí?

Por último, se analiza la presencia de astro-aeroplanos (naves) celestes en nuestra atmósfera como resultado de las acciones de los experimentos militares con los dispositivos de la fisión y la fusión para la guerra.
Dos inmensos hombres de la ciencia y el pensamiento del pasado siglo XX
Einstein y Oppenheimer fomentan la consideración de la situación de seguridad potencial por nuestras acciones pasadas y presentes sobre el espacio en el futuro.
¿Cómo podemos evitar el destino peligroso?
Extracto del documento MAJESTIC: relaciones con seres EXTRATERRESTRES en el presente, no tiene ninguna nueva problemática desde el punto de vista del derecho internacional, pero la posibilidad de enfrentarse a seres inteligentes que no pertenecen a la raza humana traería problemas cuya solución es que es difícil de concebir.
En principio, no hay ninguna dificultad en aceptar la posibilidad de llegar a un entendimiento con ellos, y establecer todo tipo de relaciones.
Si estos seres inteligentes estan en posesión de una cultura más o menos similar, y una organización política más o menos perfecta, ellos tienen derecho absoluto a ser reconocidos como pueblo soberano e independiente.
Otra posibilidad puede ser que algún tipo de homosapiens pudo haberse establecido como una nación independiente en otro cuerpo celeste del sistema solar y ha evolucionado independientemente de nuestra cultura.
Las condiciones de vida de estos organismos, serían tales que permiten un contacto, y, en cierta medida, la vida independiente, desde el punto de vista económico.
Muchos han especulado sobre las posibilidades de vida que existe fuera de nuestra atmósfera y más allá, siempre hipotéticamente.
Vamos a suponer que puede haber silicatos de magnesio en la Luna y tener hasta 13 por ciento de agua. Con el uso de las máquinas de energía llevadas a la luna, tal vez en una estación espacial, las rocas podrían romperse, pulverizando y luego sacando el agua de cristalización.
Einstein y Robert Oppenheimer redactando ese documento histórico allá por el año 1947.
Esto puede ser recogido y a continuación, se descompone en hidrógeno y oxígeno usando una corriente eléctrica o radiación de onda corta del sol. El oxígeno se puede utilizar para respirar y el hidrógeno puede ser utilizado como combustible.
Ahora llegamos al problema de determinar qué hacer si los habitantes de los cuerpos celestes o entidades biológicas extraterrestres (EBE) desean establecerse aquí.
Si están políticamente organizados y poseen una cierta cultura como la nuestra, pueden ser reconocidos como un pueblo independiente.
Si ellos consideran que nuestra cultura carece de unidad política, tendrían el derecho de colonizar.
Por supuesto, este acuerdo no puede llevarse a cabo en líneas clásicas.
Una forma más avanzada de colonización tendrá que ser concebida, que podría ser una especie de tutela, posiblemente a través de la aprobación tácita de las Naciones Unidas.
Pero, ¿la ONU legalmente tiene derecho de autorizar dicha tutela sobre nosotros?, y no podemos excluir la posibilidad de que una raza extraterrestre más avanzada tecnológica y económicamente pueda tomar para sí el derecho de ocupar otro cuerpo celeste.
Seria posible una entidad moral?
La solución más viable parece ser esta; llegar a un acuerdo que prevé la incorporación de una raza(s) celestial pacífica de tal manera que nuestra cultura se mantendría intacta, con garantías de que su presencia no puede ser revelada.
Sería simplemente una cuestión de internacionalización de los seres extraterrestres y la creación de un instrumento de tratado internacional.
¿Es la presencia de astro-aeroplanos (naves) celestes en nuestra atmósfera es el resultado directo de nuestras pruebas de armas atómicas? La presencia de la naves espaciales no identificadas volando en nuestra atmósfera (y posiblemente manteniéndose en órbita alrededor de nuestro planeta), es ahora, sin embargo, aceptada por nuestras fuerzas armadas.
Los estrategas militares predicen el uso de naves espaciales con armas nucleares como la última arma de guerra. El ataque ya no proviene de una dirección única, o de un país en particular, sino del cielo, con la imposibilidad práctica de determinar quién es el agresor.
Cuando satélites y misiles encuentran su lugar en el espacio, debemos tener en cuenta la potencial amenaza que representan naves no identificadas.
Hay que considerar el hecho que la identificación equivocada de estas naves por un misil intercontinental en fase de reingreso de su vuelo, podría llevar a una guerra nuclear accidental, con terribles consecuencias.
Este documento fue escrito en 1947!

Fuente: DespiertaAlFuturo

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: