¿Y si se acabase el fósforo?

Expertos mundiales han alertado en un artículo publicado en la revista ‘Nature Geoscience’ del riesgo de que el fósforo se agote en un plazo de entre 40 y 150 años, lo que comprometería la viabilidad de los cultivos a nivel mundial, ya que este mineral se ha convertido en un “fertilizante esencial para la producción” de alimentos, y al ritmo que crece la población, crearía un problema sin precedentes en lo que al abastecimiento de alimentos se refiere.
El artículo, que firma el investigador del Centro de Investigación Ecológica y Aplicaciones Forestales (Creaf), adscrito al Csic Josep Peñuelas, junto con un equipo de investigadores internacionales, ha evaluado el tema y apunta a la existencia del “trilema del fósforo”.

Dicho trilema afecta a los países productores de alimentos, los consumidores ricos y los consumidores más pobres, y que en esta problemática cualquiera de las opciones futuras –seguir como hasta ahora, subir el precio del fósforo o hacerlo más accesible– acaba entrando en conflicto con los intereses de al menos uno de los grupos, ha indicado el Creaf en un comunicado.

Los expertos recuerdan que actualmente los países productores tienen acuerdos bilaterales para vender fósforo a un precio relativamente barato a un puñado de países ricos que lo utilizan “en exceso” en sus cultivos, y de hecho calculan que América del Norte, el oeste de Europa y el sudeste de Asia consumen el 80% del consumo mundial de estos fertilizantes, aunque solo concentran el 55% de los cultivos.

Eliminar estos acuerdos bilaterales y subir el precio del fósforo reduciría el consumo y preservaría el recurso a largo plazo, pero ello dejaría fuera de juego a los países más pobres, que no podrían pagarlo; mientras que abaratarlo haría que se agotaran antes las reservas.

Por ello, los expertos proponen en su artículo que la gestión de este fertilizante debe centrarse en “reducir su uso desmesurado” y el desaprovechamiento de este recursos que se da en los países ricos, así como implementar sistemas de producción eficientes con grandes inversiones destinadas a garantizar la seguridad alimentaria a largo plazo.

Además, apuntan a la necesidad de reciclar el fósforo residual y “estimaciones más precisas de la cantidad de reservas” que quedan en el Planeta y evaluar los beneficios económicos que podrían aportar las nuevas tecnologías de ahorro, ha señalado Peñuelas.

Los fosfatos se usan, entre otras cosas, para producir fertilizantes químicos. Los fosfatos aumentan el rendimiento de las cosechas de la agricultura industrial. En el planeta, la población, desde que acabó la II Guerra Mundial, crece de manera alarmante. Hay más gente que alimentar y la agricultura recurre al fosfato.

Pero el uso de químicos para aumentar el rendimiento de las cosechas no está exento de problemas. Entre otros, el empobrecimiento de los suelos y la contaminación del agua, acuíferos y ríos que, finalmente, transportan los fosfatos hasta los océanos. ¿Qué pasaría si los fosfatos desaparecieran del mundo?

Los fosfatos se producen con un mineral, el fósforo, que, como cualquier elemento químico, se encuentra en el planeta en cantidades limitadas y que se extrae, se procesa y se echa sobre los cultivos. Al final, acaba en ríos y océanos. El fósforo es un elemento esencial para la vida, ya que las células (tanto las animales como las vegetales) lo usan para almacenar energía.

Pero en el caso del ser humano, sirve además para tener alimentos en abundancia. Si el fósforo desapareciera, las cosechas se reducirían enormemente. Y el caso es que la población sigue creciendo y la agricultura industrial cada vez usa más fosfatos. En 2011, se produjeron 198 millones de toneladas de fosfatos. Se calcula que las reservas mundiales llegan a los 67.000 millones de toneladas. Esto son décadas, quizá siglos, sin que se acabe.

Además, son baratos. Las plantas absorben buena parte de los fosfatos que echa el ser humano, pero otra buena parte se la lleva la lluvia. Hay, por tanto, un exceso de fertilizantes en los ríos, no sólo de fosfatos, sino también de nitratos. Una de las consecuencias más conocidas es laproliferación de algas, de modo que el agua se vuelve verde y, en ocasiones, dependiendo de la especie de alga, roja.

Pero ahí no acaban las consecuencias del exceso de fosfatos en ríos y océanos. Cuando las algas mueren, se descomponen y sirven de alimento a microbios que se reproducen y absorben oxígeno del agua. Las plantas y los animales marinos, al tener menos oxígeno, mueren.

Marruecos, la gran potencia

Marruecos tiene casi tres cuartas partes de las reservas mundiales de fosfato de buena calidad que quedan en el mundo. Es casi un monopolio. En el futuro, Marruecos puede ser un país con una gran importancia geoestratégica, como lo son ahora los países del Golfo debido a que tienen petróleo.

Además de Marruecos, Estados Unidos y China tienen reservas de fósforo. Algunos expertos dicen que se agotarán completamente en 
cien años. Otros dicen que a mediados de la década de 2030 comenzará a ser escaso y caro.

De ahí el creciente protagonismo en la escena internacional de Marruecos, y que España termine jugando de nuevo el papel de víctima y perdedor no sólo por Ceuta y Melilla, sino especialmente por la creciente producción horto-frutícola y ganadera (porcino y bovino) del reino alauita. Una posición fuerte que apoyará el gobierno americano, su minería y el lobby del maíz contra los intereses españoles si quiere mantener sus privilegios comerciales sobre los recursos del Sahara y alimentar toda la ganadería futura.

España debería ser más astuta y diseñar una estrategia a largo plazo sobre Marruecos por lo que respecta a Ceuta y Melilla, de la misma forma que Portugal e Inglaterra (especialmente) lo hicieron sobre Macao y Hong-Kong en su momento. A cambio podríamos obtener beneficios económicos que ayudarían a resolver la enorme carga financiera que ya sufrimos, participando activamente en el gran desarrollo futuro de nuestro vecino. De hecho no sería difícil de conseguir si ponemos en perspectiva la deuda que ya acumulamos con EEUU. Pero, ¿alguien alberga alguna esperanza de que surgirá algún día un político en España con la suficiente talla para emprender ese camino?

Fuentes : Ecologiaverde.com

comenta

 

Anuncios

Etiquetas: , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: