La Hipertensión Arterial: Una muerte silenciosa

Es la enfermedad que hoy por hoy demanda más consultas en el médico general y en un porcentaje muy elevado del especialista en cardiología. Es un proceso muy complejo, lo que aparentemente es solo una subida anormal de unos valores (hemodinámicos) encontramos una enfermedad que en determinadas circunstancias hace que su manejo sea muy difícil, sobretodo, cuando es la 1ª causa de lesiones graves del corazón (cardiopatía isquémica e insuficiencia cardiaca) y de severas complicaciones en otros órganos como el cerebro, grandes vasos sanguíneos, riñón…
Pero para saber más de ella, antes debemos conocer como es la tensión arterial normal en una persona sana.

La Tensión Arterial (TA) es la presión ó fuerza que actúa sobre la sangre dentro de las arterias, impulsándola desde el corazón hasta las diferentes partes de nuestro organismo. Si ésta presión fuera igual a 0 la sangre quedaría estancada y moriríamos.

Es muy variable, en cada persona, a lo largo del año, del día e incluso de unos minutos a otros. En verano suele ser menor que en invierno pues con el calor se produce una vasodilatación( ensanchamiento arterial) para perder temperatura haciendo que descienda (hay que tener cuidado con esto pues una exposición intensa al sol, sin reponer líquidos y sales minerales provocaría una “hipotensión” ó bajada grave de la T.A.). En invierno, el frío provoca vasoconstricción (estrechamiento arterial) para evitar perder calor por la piel haciendo que la T.A. se eleve. La altitud (montaña) favorece el aumento mientras que encontrarse al nivel del mar el descenso. También se altera con las emociones fuertes. Durante el día sufre variaciones: de madrugada es baja, en las horas del despertar aumenta hasta un valor necesario para “ponernos en marcha”, en estas horas matutinas si la T.A. no está bien controlada el riesgo de sufrir complicaciones como infartos, trombosis…es máximo. Al realizar una comida muy abundante se producen cambios en el flujo sanguíneo, si hay una vasodilatación general por un esfuerzo inusual o un baño puede provocar una hipotensión grave o shock con fatal desenlace. Otros factores que influyen también en la variación de la tensión son: los cambios en la postura corporal, en la temperatura-humedad ambiental y con la toma de ciertas sustancias.

En general, en un adulto, las cifras normales de la T.A. están por debajo de 14/9 (también 140/90). El “14” correspondería a la “T.A. sistólica” pues coincide con la contracción de los ventrículos del corazón (lo que popularmente llamamos “la alta”) y el “9” sería la “T.A. diastólica” que coincidiría con la fuerza impulsora que hay dentro de las arterias durante el periodo de reposo del corazón (“la baja”).

La tensión es tanto más sana cuanto más baja, salvo que no sea tolerada por la persona, la cifra optima es de 12/8 ó menos, la normal del adulto sobre los 13/8,5 y normal-alta hasta los 14/9.

Para regularla, los riñones controlan el volumen de agua circulante y la cantidad de sal que contiene el cuerpo, ya que éstos tienen efectos directos sobre la tensión: al haber más sal hay más agua retenida y la tensión sube (una persona sana puede tolerar una ingesta alta de sal sin que repercuta en su T.A.). Otros factores que influyen sobre la tensión son: el sistema nervioso, las arterias pequeñas y las hormonas.

La Hipertensión Arterial (HTA) es un estado patológico caracterizado por un aumento de la T.A. por encima de los valores normales (14/9).

En los países desarrollados (EEUU, Europa Occidental, Japón, Australia) desde hace años tienen un alto índice de mortalidad y de graves complicaciones por enfermedades cardiovasculares, aunque afortunadamente la puesta en marcha de medidas preventivas adecuadas ha dado lugar a una reducción de las consecuencias más graves de ésta enfermedad: la invalidez y la muerte. Actualmente se observa una “2ª ola” de éstas complicaciones en países que están saliendo del subdesarrollo, los estados asiáticos y antiguas repúblicas socialistas.

En España padece hipertensión arterial:

-Un 5-10% de la población infantil y en edad escolar.
-Un 20-25% de la población en edad media de la vida.
-Un 50% ó más de la población anciana.

Grados de HTA

-Grado 1 ó hipertensión leve: mayor de 14/9 sin llegar a 16/10
-Grado 2 ó hipertensión moderada: superior a 16/10
-Grado 3 ó hipertensión severa: superior a 18/11
-Crisis hipertensiva: cifras de 22,5/12,5

En España: el 70% de los afectados padece HTA leve, el 20% HTA moderada y el 10% HTA severa.

Clases de HTA

-Hipertensión Esencial, Primaria ó Idiopática: es el 90% de la HTA, no tiene causa directa, las personas que la padecen se convierten en enfermos crónicos, es decir, deben seguir un tratamiento y un régimen adecuado durante muchos años o toda la vida. Aquí existe una fuerte influencia hereditaria, del sexo, de la raza y la edad.
-Hipertensión Secundaria: es el 10%, sí hay causa directa, suele ser alguna enfermedad: endocrinas (Síndrome de Cushing), tumores de las glándulas suprarrenales, enfermedades del riñón, por toma de anticonceptivos…

Síntomas

En general, la hipertensión arterial por sí misma no produce síntomas, por eso se dice que “es traicionera” ya que va minando nuestra salud hasta que el daño es tan grande que aparecen complicaciones graves e irreversibles como: pérdida de visión, parálisis, incapacidad para hablar…Deben tomarse la T.A. aquellas personas que noten alguno de éstos síntomas:

-dolor de cabeza (cefalea) sobretodo si aparece por la mañana, al levantarse y se localiza en la nuca.
-confusión.
-vértigos, náuseas, vómitos.
-zumbido de oídos.
-alteraciones en la vista.
-hemorragia por la nariz (epistaxis) ó junto al ojo.
-caloradas, oleadas de calor y enrojecimiento en cara y cuello.
-sudor excesivo.
-palpitaciones .
-taquicardia o aceleración de la frecuencia del pulso por encima de 100.

Diagnóstico

Si no da síntomas, ¿cómo nos enteramos?

-Tomándonos la tensión arterial periódicamente: hay que hacerlo como rutina al pasar la adolescencia y repetir de vez en cuando aunque en todas las ocasiones anteriores los valores hayan sido normales. Debemos tener presente que “no se es hipertenso desde siempre”, “uno se hace hipertenso como se hace mayor, canoso o calvo”.
– Tomar la tensión con más frecuencia si tenemos factores de riesgo como: familia hipertensa, obesidad, diabetes, vida sedentaria, alcohol, colesterol alto, estrés, tabaco…El riesgo de “infarto cerebral” en una persona con HTA es de 3-4 veces mayor que en una persona con tensión normal, 1 de cada 2,5 muertes por problemas cardiovasculares esta relacionada con la HTA.
-Enterarse cuanto antes si somos ó no hipertensos: fundamental para nuestro bienestar, el tratamiento retrasa y a veces detiene la progresión de las complicaciones cardiovasculares para así poder llevar una buena calidad de vida pues el peligro de ésta enfermedad radica en las lesiones vasculares que va produciendo lenta y progresivamente en nuestro organismo acabando por dar graves problemas.

Complicaciones

El exceso de presión en las arterias mantenida durante años y no tratada puede llevar a un gran número de complicaciones:

-Cardiológicas: hipertrofia ventricular izquierda, insuficiencia cardiaca (el corazón no bombea bien la sangre y ésta se va estancando), isquemia miocárdica y arritmias.
-No cardiológicas: accidente vascular cerebral (infarto, hemorragia, trombosis, embolia… una persona hipertensa tiene 7 veces más posibilidad de sufrir una hemorragia cerebral que una persona normotensa), insuficiencia ó fallo renal, arteriosclerosis (las arterias se engrosan, pierden flexibilidad y las placas de colesterol se pegan en ellas), aneurismas, etc.

Tratamiento

Todo hipertenso debe tratarse, no significa que deba tomar medicamentos pues el tratamiento ha de comenzar por cumplir de forma adecuada el régimen de vida y alimentación:

a) Medidas Dietéticas:

-Reducir peso: la obesidad incrementa 3 veces el riesgo de desarrollar una HTA, hay que reducir la ingesta de calorías y del aporte de grasas.
-Dieta pobre en Sodio: tiene efectos saludables independientemente del nivel de T.A. No pasar de 6g/día, evitar alimentos ricos en sodio (precocinados, enlatados…), evitar añadir sal a las comidas (los alimentos ya llevan suficiente sal)
-Aumentar el consumo de: verduras, fruta, fibra, guisos caseros, pescado, carne magra y poca.
-Restricción de alcohol: no tomar más de 2 copas de vino/día.

b) Ejercicio físico a diario: el ejercicio reduce la T.A. por diversos mecanismos:

-Vasodilatación a nivel de la musculatura
-Reduce la T.A.Diastólica
-Mejora la resistencia a la insulina y previene la diabetes
-mejora el metabolismo de las grasas
-Debe recomendarse a todos: con carácter isotónico, movilizando todos los grupos musculares (pasear, nadar…), individualizarlo para cadap ersona, de 20-30 minutos 2-3 veces/semana, evitar ejercicios isométricos (elevan la T.A.)

c) Evitar el estrés: y los factores emocionales adversos

d) Suprimir el tabaco

e) Cuidado con el uso de fármacos: como los anticonceptivos, antiinflamatorios, esteroides, descongestionantes nasales…

El tratamiento con medicación debe ser individualizado por un médico.

Conclusiones

-La hipertensión arterial es una enfermedad muy frecuente que suele pasar desapercibida y sin dar síntomas.
– No suele diagnosticarse a no ser que se tome la T.A. como rutina, en personas aparentemente sanas.
– Si no se diagnostica va produciendo daño vascular en los órganos más nobles de nuestro cuerpo (corazón, riñón, cerebro, ojos…) dando lugar a graves complicaciones
– El tratamiento es eficaz si se aplica a tiempo y se cumple adecuadamente.
– Todo ser humano debería hacerse chequeos periódicos de salud, incluida la toma de la T.A. ésta es una maniobra sencilla y cómoda que puede preservar su salud y salvarle la vida.
– Ningún ser humano debería morir o sufrir invalidez por no tomarse a tiempo la T

Si controlamos la presión de los neumáticos del coche cada cierto tiempo, ¿porqué no lo hacemos con nuestro cuerpo?

La dieta como causa de infarto cerebral

Ya sabíamos que una mala dieta nos puede llevar a tener graves problemas de salud y ahora gracias a un estudio que se ha presentado esta misma semana y realizado en el centro médico de Saint Mary en Langhorne, Pensilvania, se ha descubierto que comer muchas grasas pueden aumentar de manera considerable el riesgo de sufrir un infarto cerebral, especialmente en mujeres de más de 50 años.Este estudio es importante, ya que aunque se han realizado muchos estudios de este tipo,  es el mayor hecho sobre los riesgos de infarto cerebral en mujeres. Los resultados muestran de manera clara que aquellas mujeres que comieron más grasa tenían un riesgo 44% mayor de sufrir este problema en comparación con las mujeres que comían menos cantidad de estos alimentos.Los investigadores encontraron 30% de riesgo mayor entre las mujeres que consumían más grasas “trans”, como las que hay en la margarina, los alimentos fritos y las galletas. La investigación se llevó a cabo con 87.230 personas y fue presentada en una conferencia de la Asociación Estadounidense del Infarto Cerebral.
“Es un aumento muy fuerte que se puede evitar”, dijo el doctor Emil Matarese, especialista en derrames cerebrales en el centro médico de Saint Mary en Langhorne, Pensilvania, donde se realizó el estudio.”Lo que es malo para el corazón es malo para el cerebro”.Se sabe que antes de llegar a la etapa de la menopausia , las mujeres tienen un menor riesgo de padecer un derrame en comparación con los hombres , pero cuando entran en ella, esto comienza a cambiar debido a que muchas mujeres comienzan a subir de peso y a padecer otros problemas de salud como el colesterol y problemas circulatorios.
comenta

Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: